Bolsa para ropa interior de viaje

¡Buenos días!

¿Qué tal ha ido el mes de julio? Espero que lo hayáis disfrutado mucho y que si podéis, disfrutéis de agosto igual o más… Yo lo aprovecharé a tope, ya os iré contando.

El otro día os enseñaba la bolsa impermeable de búhos para el bikini, y me decidí también a hacer una para la ropa interior cuando nos vamos de viaje. A todas nos ha pasado alguna vez de llegar al aeropuerto, que la maleta pese más de lo que debe, abrirla en pleno mostrador para sacar cosas a la maleta de mano y… ¡sorpresa! ¡Nuestra ropa interior mostrada a medio aeropuerto! No hablemos ya de si en la cinta de equipajes se ha roto y al llegar a nuestro destino nos encontramos las “cositas” por medio de la cinta…

En fin, que para evitar situaciones incómodas, he hecho esta sencilla bolsa para la ropa interior para llevar en nuestra maleta. Creo que es bastante práctico, además a la hora de hacer y deshacer la maleta nos ayuda a saber dónde tenemos todo.

Es súper fácil de hacer y nos ahorrará algún que otro susto. Aquí os dejo los materiales que he utilizado:

  • Tela (en mi caso he utilizado una de cupcakes de loneta, la compré en “Las cositas de Bea”, la tienda en Burgos nueva en la que compré la tela de los búhos que tanto me ha gustado). Las medidas también las dejo a vuestro gusto, dependerá de cuánta ropa vayáis a meter dentro. En mi caso utilicé unos 70 cm de largo por 30 de ancho (los 70 ya sabéis que luego se quedan en la mitad, que será la profundidad de la bolsa, como os comenté el otro día para la bolsa de búhos paso a paso, el proceso es el mismo)
  • Hilo a juego para coser
  • Tijeras
  • Lazo de raso (metro y medio, del color que más os guste a juego con la tela)

Los pasos son los siguientes (los vuelvo a poner para que no andéis mirando las instrucciones de la bolsa de búhos.

Cortamos la tela de la medida que vayamos a utilizar y doblamos los bordes unos 4 centímetros de largo por 2 de ancho hacia dentro y luego doblamos en horizontal el borde superior unos 2 centímetros. Así:

interior 2

Doblamos otra vez hacia dentro como hacíamos con los búhos, sujetamos con unos alfileres y cosemos:

interior 5

 

Doblamos la tela poniendo exterior contra exterior y cosemos los bordes rematando con un zig-zag para que no se deshilache la tela (también se puede colocar un bies).

interior 7

Como veis, he terminado la costura antes de llegar al dobladillo porque sino no podremos pasar el lazo:

interior 4

Damos la vuelta a nuestra bolsa y ya sólo nos quedaría colocar el lazo.

interior 8

Con ayuda de un imperdible colocamos el lazo. Pasamos otro en sentido contrario para poder tener dos extremos de los que tirar:

interior 9

Y ya tenemos nuestra bolsa.

interior 10

 

Deja un comentario