Cuelga-cuna ¡Bienvenido Markel!

¡Buenas noches!

Ayer ya os adelantaba que el lunes (7 de Octubre) vinieron dos personitas al mundo. Ayer el post iba dedicado a Sofía, mi nueva prima, a la que regalé una bolsa para pañales. También el mismo día 7, con unas pocas horas de diferencia, nacía Markel, el bebé de mi jefa Leire.

En este caso decidí regalarla un quilt para colgar de la cunita, personalizado con el nombre de Markel. He decidido llamarlo cuelga-cunas (sinceramente, no sé si la palabra existe, pero es lo que es).

Nunca había hecho nada parecido, así que fue un reto para mi, pero al final fue más fácil de lo que yo había pensado al principio.

Aquí os dejo los materiales que utilicé para realizarlo:

  • Tela de algodón de fondo (de rallitas azules y blancas) de 40×30 centímetros (aproximadamente, podéis hacerlo del tamaño que queráis, midiendo uno de los laterales de la cuna)
  • Tela de algodón para la trasera de 40×30 centímetros (utilicé una que tiene un estampado muy típico inglés, conocido como “romántico”, en tonos azules sobre fondo blanco)
  • Un trozo de guata gordita de 40×30 centímetros
  • 4 trozos de tela trasera de 7×30 centímetros
  • 2  trozos de guata de 7×30 centímetros
  • 2 botones de madera
  • Un pedazo de fiselina (o papel de calcar con pegamento en ambos lados)
  • 1,5 metros (apróx) de biés a juego con las telas
  • Un retal de tela a juego (utilicé un biés de estrellitas) para las letras y el dibujo del pollito. El tamaño dependerá del tamaño que queráis que tengan las letras y los animalitos, estrellas, lunas, etc. que queráis poner para acompañar
  • Tijera
  • Hilo
  • Alfileres
  • Regla

Para empezar, cortamos la tela del fondo y la de la trasera, teniendo en cuenta de que tienen que tener exactamente el mismo tamaño. Imprimimos el nombre.

markel 1

Lo calcamos del revés en la fiselina, así:

markel 2

Quitamos la parte trasera de la fiselina, y lo pegamos a la tela del revés, de forma que cuando lo demos la vuelta queden las letras del derecho, así:

markel 3

Recortamos las letras y quitamos el papel de la fiselina que nos queda. Colocamos en el lugar deseado sobre la tela de fondo y planchamos durante 10-15 segundos para que se quede pegado a la tela y no se nos mueva cuando lo cosamos:

markel 4

Ahora podemos coserlo mediante la técnica que utilicé ayer de aplicaciones en patchwork (os dejé un muy buen tutorial de cómo hacer aplicaciones en patchwork del blog “Entre hilos y algo más” aquí), o bien con la máquina de coser (en este caso he utilizado la puntada de “triple zigzag”).

Planchamos cuando lo hayamos aplicado a la tela.

markel 5

Además, decidí aplicar también un pollito y una luna. La técnica es la misma que para las letras:

markel 6

Cosemos la trasera y la guata, para que se nos sujete bien, por el borde.

markel 8

Empleando la técnica que os mostré ayer para hacer las asas de la bolsa de Sofía, hacemos lo mismo con con los trozos de tela de 7×30 centímetros, y nos quedará así:

markel 7

Con ayuda de unos alfileres, sujetamos a la tela trasera (que como ya os he comentado antes, tenéis que haber cosido a la guata por el borde para que no se nos mueva) a la altura que vayamos a querer los “amarres” a la cuna. Cosemos con un rectángulo con una X en medio (a ambas capas), quedándonos algo así:

markel 10

markel 9
Cosemos la parte delantera a la previamente cosida de la guata y la trasera (lo he hecho así para que no se vea por la parte delantera la costura de los “amarres”) y colocamos un biés alrededor:

markel 11

Hacemos unos ojales en los extremos que no hemos cosido de los amarres, cosemos el botón en el lugar de la parte delantera que marquemos y…. ¡ya está listo!

Así queda por delante:

markel 12

Y así por detrás:

markel 13

Buenas noches a tod@s, espero que descanséis.

¡Un abrazo!

 

2 comments

Deja un comentario