París

¡Buenas tardes!

Mañana hace un mes que no publico un post. ¡Qué desastre! Me he saltado los propósitos de año nuevo por todo lo alto, con lo bien que iba hasta el 23 de Marzo (mi último post, en el que os enseñaba el tutorial del elefante de peluche). Justo al día siguiente salía de viaje por trabajo al norte de Suecia, a conocer al equipo de la empresa que tiene el Grupo en el que estoy allí. Después de 3 aviones distintos y un sinfín de escalas por media Europa, llegué allí, al norte, norte, pero muy al norte, que me recibió con metro y medio de nieve congelada y la friolera de 10ºC bajo cero (lo de la friolera le viene a la frase como anillo al dedo). Me impresionó mucho ver el lago congelado, los coches circulando tranquilamente por encima e incluso los padres con sus hijos dentro del cochecito caminando por encima. He de confesar que yo no me atreví. Las fotos que hice fueron con el móvil y salieron fatal, así que prometo que la próxima vez que vaya llevaré la cámara y os enseño la zona.

Los que me seguís en Instagram ya os enseñé que me cené un día al primo de Rudolf, y la verdad es que no estuvo nada mal, bastante más suave que la ternera normal, y altamente recomendable.

Pues no contenta con los 6 aviones que cogí en apenas 4 días (y en medio de la tragedia del avión de Germanwings, que me pilló a punto de subirme al avión en Munich), al día siguiente de llegar me fui de vacaciones ¡a Paris! Llevaba proponiéndole a Diego que fuésemos desde hacía años y sólo tuve que encontrar un vuelo barato para acabar de convencerle. Yo ya había estado un par de veces, pero tenía muchísimas ganas de volver y enseñárselo a él, así que en 5 días no paramos de patear y patear por la ciudad. Ya os enseñé por Instagram y Facebook varios adelantos, y por el blog ya estaba tardando en enseñaros las fotos, así que aquí os dejo algunas. Espero que os gusten.

El símbolo de París: la torre Eiffel

Paris 2

No podía irme de París sin probar los deliciosos macarons de Ladurée, riquísimos, pero sobre todo impresionante el local que tienen en los Campos Elíseos, para quedarte allí a vivir de lo bonito que lo tienen puesto:

Paris 5

Pero por supuesto no podía irme de París sin pasar por alguna tienda de telas, y es que no pasé por una, sino por unas cuantas, porque están todas juntas en la zona del Sacre Coeur. Ya iba avisada de que existían, pero no me imaginaba todo lo que me encontré allí (ya os dejé fotos de mis compritas en Instagram), y es que hasta me temblaban las piernas de todo lo que veía (me controlé bastante dentro de lo que podría haber pasado, pero ya me vine con unos 8-10 metros de telas). Os enseño la zona:

Paris 13

Paris 12

Paris 11

Paris 10

Paris 9

Paris 8

Paris 7

Paris 3

Paris 1

Bueno, y como nunca pongo fotos mías, esta vez voy a hacer una excepción y aquí os dejo un par de ellas en París (perdonadme los pelos en la primera, pero no os imagináis el viento que hacía y el frío que pasamos, pero la verdad es que mi cara me hace muchísima gracia).

Paris 4

Paris 6

En los próximos días compartiré lo que he estado haciendo las últimas semanas y lo que me quedaba de enseñaros del el regalo para la hija de mi amiga Ana. Ya os enseñé el babero (talla 0-3 meses), la toalla para babitas y el elefante de peluche y ahora me queda enseñaros el cojín con forma de nube y la bolsita para guardar pañales. Y no he estado parada estas semanas, he hecho otra funda para iPad (que ya os adelanté en Facebook) y ahora mismo estoy con un pelele para la nena de Ana, que me tiene todo el día en modo “tía costurera”, y es que no me canso de hacer cosas para la peque.

Un abrazo y hasta el próximo post,

2 comments

  1. Ligia dijo:

    Guapísima, Helen. Qué maravilla tus viajes!! Tengo un hermano que está loco por ir a París!! Alucinante todas las tiendas de telas que hay. Gracias por las imágenes y abrazos

Deja un comentario